Captura de pantalla de 2016-01-14 17-43-04

Un motor de combustión interna, bien sea diesel o gas, transforma la energía del combustible en energía mecánica o eléctrica (40%), mientras que el resto se disipa en forma de calor:

  • El 25% de la energía se pierde en la refrigeración del bloque motor
  • El 23% se pierde en los gases de escape
  • El resto en refrigeración de aceite (4%), intercooler (5%) y radiación (3%)

El principio de las cogeneraciones es, precisamente, utilizar el calor generado para otro proceso (secar productos, calentar espacios o procesos, generar vapor…). Sin embargo, existen aplicaciones en las que bien este calor no se utiliza o sólo se utiliza parcialmente.
La máquina HRU de ENERBASQUE puede utilizar el calor del bloque motor (que normalmente se encuentra entre 85 y 95ºC), el de los gases de escape (con una temperatura cercana a los 300ºC) e incluso una combinación de ambos para generar electricidad e incrementar la eficiencia global del motor. Así, con el mismo combustible generaremos un extra de KW eléctricos.